Sublimación

Estampación por sublimación

premsa1El proceso de sublimación permite ofrecer unos productos altamente gráficos y de gran calidad en un variado abanico de materiales. Con esta técnica se obtienen unos colores vivos y con una definición de calidad fotográfica que dan como resultado unos equipamientos altamente impresionantes y muy visuales que son el fiel reflejo de los diseños que previamente hemos presentado.

Nuestro equipamiento nos permite garantizar la distribución y entrega de todo tipo de cantidades y de mantener los diseños exclusivos tanto tiempo como el club así lo considere. La relación calidad-precio de este sistema permite ampliamente la distribución de equipamientos de competición diferenciados por temporadas con un alto atractivo para los aficionados y seguidores de los equipos.

Esta técnica no sólo permite la confección de prendas de competición, sino todo de cualquier modelo de ropa deportiva que contenga un alto grado de poliéster en su composición, así como la confección de objetos diversos para la promoción comercial totalmente personalizados.

A continuación vamos a definir de una manera básica y rápida en qué consiste el proceso de sublimación que utilizamos en nuestras confecciones.
 

¿Qué es la sublimación?

La sublimación es la técnica para el marcado de objetos mediante transferencia de la tinta al objeto con la aplicación de calor. La sublimación permite transferir imágenes y diseños a gran variedad de objetos como jarras, platos, cajas, planchas, alfombrillas, productos textiles, bolsos, puzzles, etc. Estos objetos deben estar recubiertos de un barniz de poliéster o si son tejidos deben contener un mínimo de un 75% de poliéster (no es posible sublimar sobre algodón).
 

¿Qué se necesita para la sublimación?

Sistema de impresión
Conectado y gestionado desde un ordenador, con cabezal piezoeléctrico ya que el cabezal trabaja en frío. La impresora debe tener un sistema de carga de tinta especial o utilizar cartuchos especiales cargados con tinta de sublimación.

La tinta de sublimación
Es una tinta especial que permite la transferencia del colorante con la temperatura. Hay tintas específicas para las impresoras de pequeño formato y para gran formato.

El papel de transferencia
Es el soporte donde se imprime el diseño o imagen que luego se transferirá al objeto a marcar. Este papel no absorbe la tinta, sólo se utiliza como transporte de ella. Hay papeles en hojas de pequeño formato y bobinas de papel para grandes formatos.

La plancha
Aunque las primeras pruebas se pueden realizar con planchas domésticas, hay que tener las planchas específicas para transferencia. Depende de los objetos a marcar, habrá una plancha plana o con las formas del objeto (por ejemplo una taza o una gorra). Hay planchas de todas las medidas e incluso planchas en continuo con rodillo caliente, llamadas Calandrias, para grandes producciones de tejidos.
 

¿Cómo se realiza?

El proceso básicamente es sencillo, con la impresora cargada con las tintas de sublimación hay que imprimir el diseño en el papel de transferencia. La impresión se deberá hacer al revés (en espejo) ya que para la transferencia se gira el papel. Una vez impreso el papel de transferencia, tarda muy poco en secar.
Hay que colocar el objeto a marcar en la base de la plancha y el papel impreso tocando la zona a marcar con la imagen en contacto con el objeto. Hay que cerrar la plancha para aplicar presión y temperatura en el papel y el objeto. Dependiendo del tipo de objeto el tiempo y de planchado será diferente, así como la temperatura de planchado (normalmente ronda los 200º C).
Una vez planchado, se retira el papel y el objeto de la plancha con mucho cuidado ya que puede estar muy caliente. Quedará una imagen con colores vivos y de alta definición.
 

¿Qué aplicaciones tiene?

Es posible marcar productos textiles como camisetas, ropa deportiva, prendas de moda, gorras, etc, siempre que contengan un mínimo de 75% de poliéster. Hay disponibles una gran variedad de productos preparados para la sublimación, como tazas, puzzles, tabletas, colgantes, azulejos, platos, etc., todos estos productos llevan un recubrimiento de barniz de poliéster transparente y deben ser con fondo blanco.
Siempre hay que verificar que la pieza pueda aguantar hasta 200 grados sin deformarse.
 

¿Quieres más información?

Si deseas saber más sobre como efectuamos nuestros procesos de sublimación y de los espectaculares resultados que ofrecemos, no dudes en contactarnos.