Serigrafía

Estampación por serigrafía

Es la técnica de estampación textil que más nos representa. Es la más conocida y posiblemente la favorita tanto de empresas como de diseñadores. Se consiguen resultados espectaculares. La serigrafía sobre papel y la textil tienen un funcionamiento muy similar.

La serigrafía textil es una técnica muy antigua que, aunque hoy en día está asistida por máquinas, no deja de ser un proceso artesanal. Sin ir más lejos, nuestros especialistas tienen que retocar los diseños para adecuarlos para crear los fotolitos y las pantallas, realizamos los colores a mano y hay que enfundar una a una las camisetas, y muchos procesos más.

serigrafia1¿Qué es la serigrafía?

La serigrafía es un método de reproducción de textos e imágenes sobre casi todos los materiales, que consiste en transferir una tinta a través de una malla naylon o seda, la cual es montada y tensada sobre un marco o bastidor de madera o metálico.

El paso de la tinta bloquea las áreas donde no habrá imagen o texto mediante una emulsión o goma laca parecida al barniz, quedando libre la zona donde pasará la tinta.

El marco con la malla tensada ya preparado con el texto o imagen a imprimir, se coloca encima de la pieza a imprimir y se hace pasar la tinta a través de ella, aplicándole una presión moderada con una rasqueta o rasero generalmente de caucho.
 

¿Qué se necesita para la serigrafía?

Los 3 elementos principales que participan en el proceso son los fotolitos, las pantallas y las tintas. Este tridente es el que determina los gastos técnicos. Cuántos más colores tenga el diseño, más fotolitos, pantallas y tintas entrarán en juego.

Los fotolitos
El proceso de serigrafía comienza realizando los fotolitos. Se separan los diseños por colores y a partir de cada uno de ellos se imprime un fotolito con tinta negra opaca sobre un acetato transparente con nuestro plotter especial de alta definición. De esta forma tendremos la base para crear las pantallas de cada color.

Es un proceso delicado que requiere de amplia experiencia para obtener el mejor resultado en las pantallas. Si un fotolito no tiene la calidad suficiente y no cuida los detalles podemos obtener una estampación de baja calidad. Es básico que la tinta sea totalmente opaca para que no deje pasar la luz cuando comience el proceso de insolación.

La calidad y el nivel de definición marcarán la calidad de las pantallas y por tanto de la estampación. Por eso es tan importante un diseño de buena calidad.

Las pantallas
Es un proceso complicado: la insolación de las pantallas. Se cubren las pantallas con una emulsión fotosensible sobre la malla. Al ser sensible a la luz hay que trabajar únicamente con luz roja, como en los laboratorios fotográficos.

Se cuadra fotolito y pantalla y a través de una insoladora se aplica una fuente de luz muy potente. Cuando la emulsión se pone en contacto con la luz se solidifica, quedando toda la malla solidificada, menos la parte opaca del fotolito. Para acabar se retira la parte del diseño con agua y ya tenemos la pantalla lista. La parte sólida de la malla bloqueará el paso de la tinta, que solo pasará por la zona del diseño.

Las tintas
Para hacer camisetas personalizadas en serigrafía o cualquier otra prenda se utilizan tintas de alta calidad respetuosas con el medio ambiente. Son plastisoles sin phtalatos (sustancias nocivas que solían utilizarse años atrás en serigrafía).

Para la estampación suele utilizarse la gama Pantone U como código de color. Aunque no existen pantones exactos para textil, nuestros especialistas tratan de aproximarse al máximo, trabajando con una fidelidad del 98%. Es un proceso artesanal, como si se tratara de una receta.
 

¿Cómo se realiza?

Como primer paso se debe obtener un soporte textil adecuado a la tarea a realizar, dependiendo de la resolución final del estampado, por ejemplo, para imprimir un cartel publicitario se debería usar muselina, con aproximadamente 20 hilos, o si se desea un dibujo minúsculo se usa seda sintética para serigrafía, debido a que ésta tiene más de 100 hilos y por tanto los orificios quedarán más pequeños.

La preparación del bastidor es muy similar a la preparación de lienzos para pintura al óleo. Se tensa la muselina o la seda serigráfica al bastidor de madera o al marco metálico, teniendo en consideración que el soporte textil debe quedar tensado hasta que no presente arrugas, pero que al momento de imprimir no se rasgue. Normalmente se sostiene con grapas al bastidor de madera templando de un punto a la vez y de manera cruzada, esto con el fin de que la tensión quede pareja en todas las esquinas.

Se pueden realizar en distintos materiales, hasta hace unos años se hacían con una lámina de acetato transparente la cual se pintaba con marcador o tinta china, otro método era con fotocopias en acetato transparente, actualmente se realizan mediante impresoras térmicas diseñadas exclusivamente para tal fin y que utilizan film exclusivo de alta calidad o con impresoras convencionales sobre papel bond común, de 75 gramos, al cual se pinta por el revés con aceite de almendras, esto hace que el papel se torne transparente y permita el quemado de la plancha.

Existen diversas emulsiones en el mercado, dependiendo de la tinta con la que se ha de imprimir, la más común es la emulsión fotoserigame de color azul, la cual se usa para estampar con tintas con base de agua y con base de bencina (varsol), también existe la emulsión roja para imprimir con tintas con base de PVC, ésta no es resistente a las tintas con base en agua, estas emulsiones son activadas con bicromato de amonio.

Para realizar las planchas de impresión debe hacerse en oscuridad o penumbra, o con ayuda de lámparas de seguridad.

Se le adiciona a la emulsión el bicromato de amonio en la cantidad que indique el fabricante, normalmente son unas pocas gotas, cabe recordar que estos materiales son fotosensibles, lo más recomendable es almacenarlos en un sitio oscuro o dentro de bolsas plásticas de color negro, una vez preparada la emulsión se extiende de manera pareja con una canal o una espátula sobre el bastidor con la seda tensionada y se deja secar en un sitio oscuro o con la ayuda de un secador de cabello, una vez seca, la emulsión se torna algo transparente.

Para quemar las planchas se usa una fuente de luz, normalmente una mesa de dibujo para calcar, la emulsión reacciona dependiendo de la cantidad de luz por esto es importante hacer pruebas para determinar el tiempo de exposición, habitualmente para una mesa de dibujo se expone durante no más de un minuto, también se puede usar el foco de un cuarto, para ello se debe exponer por aproximadamente 20 minutos o usar lámparas de cajón construidas para este fin, con varias lámparas fluorescentes.

Teniendo el bastidor con la emulsión seca se ubica el fotolito, también llamado arte, realizado debajo de él, el objetivo es que las partes negras del fotolito no dejen pasar la luz hacia ciertas partes de la seda emulsionada, por lo tanto, en estas partes la emulsión no se curará y podrá ser lavada posteriormente, hay que tener en cuenta que no debe de quedar espacio entre el fotolito y la plancha, para esto se usan libros o cualquier elemento que presione la seda sobre los fotolitos.

Después de la exposición de la plancha se procede a revelar, en este momento se puede salir del cuarto oscuro hacia un fregadero, suavemente se frota la seda con la mano o con un pincel, las partes que no fueron expuestas a la luz se diluirán fácilmente dejando la seda en blanco, no se debe frotar mucho porque toda la emulsión se caerá. En caso de que no se revelen las partes de la plancha es debido a que la plancha quedó sobreexpuesta, de lo contrario si toda la plancha queda en blanco es porque quedó subexpuesta y necesitaba más tiempo para reaccionar.
 

¿Qué aplicaciones tiene?

En la antigüedad se fabricaban calcomanías que se aplicaban en los artículos de uso diario, platos, vasos, etc.
En Europa se utilizó para imprimir telas, en lo que se llamó “impresión a la lionesa”, por ser el lugar en donde se aplicaba este sistema. En Francia fue el pintor Toulouse Lautrec el que la usó para los afiches del Moulin Rouge.

Toda esta técnica se hacía a mano, o sea que había que dibujar primero sobre la tela, pero esto ha sido relegado al arte. Es en Estados Unidos, y con el auge de la fotografía y los productos químicos, donde toma un impulso espectacular, y es hasta hoy en día que hacia donde se mire se verán artículos hechos en serigrafía:

  • El procedimiento de impresión es muy utilizado para hacer reproducciones de arte y de anuncios; en la reproducción de obra de arte, pinturas, dibujos, carteles, etc.
  • En el estampado de tejidos, camisetas, vestidos, telas, corbatas, material de deporte, calzado, lonas, y en todo tipo de ropa.
  • En la impresión de plásticos. Marquesinas, paneles, elementos de decoración, placas de señalización y marcaje, tableros de control, etc.
  • En la impresión de madera y corcho, para elementos de decoración, puertas, muebles, paneles, etc
  • En la impresión de calcomanías y etiquetas. Calcomanías al agua y secas, etiquetas en complejos o materiales autoadhesivos (papel y policloruro de vinilo (PVC)), calcomanías vitrificables para la decoración de azulejos, vidrio y cerámica.
  • Decoración de cristal, para espejos y material, para todo tipo de máquinas recreativas y de juego, y en cilíndrico para frascos, botellas, envases, jeringuillas, ampollas, vasijas, etc.
  • Para el flocado de todo tipo de materiales, en este caso el adhesivo se aplica también por serigrafía.
  • En la producción de cartelería mural de gran formato, las vallas de publicidad exterior, por la resistencia de las tintas a los rayos ultravioleta.
  • En todo tipo de materiales para decoración de escaparates, mostradores, vitrinas, interiores de tiendas, y, en cualquier escala, elementos de decoración promocionales y publicitarios.
  • Decoración directa por medio de esmaltes y vitrificables de barro, cerámica, porcelana, etc.
  • Etiquetas en aluminio, cartulinas, cueros, tejidos, etc.
  • Producción de circuitos impresos.
  • Decoración de corcho y madera.
  • Rotulación y marcaje con transportadores para vehículos y material de automoción.
  • Impresión de cubiertas para carpetas, libros, etc.
  • Impresión de artículos mercadotécnicos. Lapiceros, llaveros, etc.

Las impresiones serigráficas pueden detectarse por que cada color tiene cierto relieve, y en los contornos de las imágenes de trazado, como los textos, si los aumentamos, aparecerán con una forma que recuerda a los dientes de una sierra.

Sería difícil llegar a un detalle completo de todas ellas, ya que evoluciona de forma continua precisamente por sus posibilidades de aplicación en cualquier tipo de soporte.

Algunos ejemplos de técnicas para la serigrafía en textiles son: Selección de color ( impresión a todo color sobre la prenda, ya sea con fondos claros u oscuros), Discharge printing: Por corrosión del color de la prenda, Foil: Utilizando láminas de papel metalizadas, High Density (HD) : Serigrafía de alto relieve, éstas se pueden aplicar combinando también las láminas metalizadas; Glitters, purpurinas, escarchas y efectos de destellos, Flock: que ofrece un acabado parecido al terciopelo, etc.

Cada día las empresas que se dedican a la industria textil, obligan a los fabricantes de tintas serigráficas, a explorar nuevas técnicas, inventarlas o renovarlas, para poder ofrecer siempre algo innovador al mercado.
 

¿Quieres más información?

Si deseas saber más sobre como efectuamos nuestros procesos de serigrafía y de los espectaculares resultados que ofrecemos, no dudes en contactarnos.